conarquitectura ediciones / edición y diseño gráfico asociados a la arquitectura / inicio

All posts in lecciones aprendidas

Esta lección aprendida en conarquitectura 56 es bien sencilla: como crear un espacio humano, bien iluminado y al mismo tiempo bien aislado acústicamente.

Como trasdosado de una estructura de hormigón armado diseñada para organizar grandes volúmenes, el estudio Baena Casamor Arquitectes BCQ (David Baena , Toni Casamor , Manel Peribáñez , Maria Taltavull) ha utilizado un chapado de espesor con plaquetas de Termoarcilla. Esta pieza se utiliza habitualmente para la realización de frentes de forjado, cargaderos, etc. en situaciones donde es necesario la continuidad del paramento de bloque. Al tratarse de una pieza con alveolos de cierto tamaño las plaquetas no son poco relevantes, sino que tienen una dimensión que permite la utilización dada en esta obra: como recubrimiento interior visto de unos muros de hormigón y vigas paredes que formalizan una serie de patios bajo un jardín, para un espacio cultural urbano: la biblioteca Sant Gervasi-Joan Maragall en el centro de Barcelona. fotografías de BCQ y Ariel Ramírez

07_ARamirez

10_mod

img6

area_gral_relacio_bcq

the_realization-25

the_realization-25_2

más información en:

ca56_04_min

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Esta obra de Carlos Puente y Alejandro Alférez en Sevilla está llena de aciertos que confirman que en arquitectura las aparentes contradicciones no lo son tanto. Lo que más nos interesó de esta propuesta es que los logros, con un aparente pequeño esfuerzo, son múltiples.

-El recinto se envuelve por un muro que al mismo tiempo es muy masivo (una hoja autoportante de dos bloques Termoarcilla) pero que es permeable. Máxima sensación de aislamiento, pero cierta ventilación y posible contacto visual con el exterior.

Carlos Puente y Alejandro Alférez

-La estructura de la cubierta es un voladizo de gran dimensión, pero está perfectamente proporcionada con la escala de la planta. Tiene esa virtud deportiva del esfuerzo sin sufrimiento.

-Los acabados son elementales, pero se adivina un mantenimiento bueno y duradero. La arquitectura al servicio del sentido común, también en lo económico.

-Ante todo, la posición de la pieza, siendo la más sencilla, paralela a los campos de deporte a los que da servicio, se convierte en el agente organizador de una gran zona de jardines en el terreno de la universidad Pablo de Olavide.

Captura0084_027

Puedes encontrar más información de esta obra, con fantásticas fotografías de Javier Orive en ca56_07_min

 

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Lo que más nos ha interesado en esta obra de Losada García Arquitectos (Alberto García Jiménez y Ramiro Losada Amor, estudio en Cáceres y San Diego EEUU) ha sido el compromiso entre proyecto, ejecución y control del presupuesto. Se podría decir, reduciendo mucho el trabajo de años que cualquier promoción pública exige en España, que esta obra es arquitectura de calidad, construida con mucha calidad, con presupuesto de ejecución de arquitectura cruda. Con este adjetivo (a la arquitectura siempre le sobran) nos referimos a esta corriente reciente que parece valorar, ya incluso desde los más reconocibles portavoces de la comunicación arquitectónica, el non finito como única vía que parece que debe definir todo lo que la administración promueva.

Esta obra esta finita, muy bien finita. Y esto es posible, con presupuestos tan ajustados (726+ IVA euros /m2) porque, sin duda, hay un proyecto sencillo, unos materiales que cumplen con eficacia a sus requerimientos constructivos, pero sobre todo, unos arquitectos comprometidos con su profesión. Más información de la obra, con fantásticas fotos de Miguel de Guzmán ejecutada con FLEXBRICK, en nuestra web

ca56_09_min

Losada Garcia Arquitectos Planos generales CCLG - 00

150705-Losada-Garcia-La-Gota-001

150705-Losada-Garcia-La-Gota-002

150705-Losada-Garcia-La-Gota-005

150705-Losada-Garcia-La-Gota-006

 

Captura_video

Centro Cultural La Gota (Losada Garcia Arquitectos)-HD

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En ca56 hemos publicado una obra muy interesante de Bernalte-León & Graña, con fotos de Ángel Luis Baltanás, José María Moreno y Bernalte-León. Se ha propuesto la definición de una nueva pieza cerámica, que es la abstracción arquitectónica del tradicional bardo o rasilla. Es una construcción de una celosía contemporánea que matiza la luz y sorprende con visiones de Toledo desde la fragmentación reinterpretada de la celosía mudejar. Además ofrece una lectura unitaria desde la percepción lejana, que permita entender el edificio desde la totalidad.

Captura01 Captura02 Captura03

ca56_02_min

Más información en http://conarquitectura.co/obra/ca56-vivero-de-empresas/

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En esta obra de Andrés Diego Llaca, uno de los arquitectos interesantes en Asturias, el ladrillo hueco, que habitualmente se utiliza en tabiquería interior, se hace cargo también de responsabilidades estructurales; nada se lo impide, ya que con los espesores adecuados, la resistencia a compresión es bastante apreciable…

Según nos contaba el arquitecto, se utilizaron ciertos criterios:

Para dar forma a este edificio se aplicó una regla que se mantuvo hasta las últimas consecuencias. Esta es tal que si diéramos la vuelta al edificio (poniéndolo patas arriba) este aparecería inalterado, idéntico al de su posición primitiva. No parece afortunadamente probable que se den las circunstancias en las que esta cualidad resultase útil, pero su acatamiento ha facilitado el trabajo de composición del volumen y de sus alzados, tanto los exteriores como los interiores.

La solución constructiva, que es parte integrante en la concepción de cualquier edificio, aparece aquí en la propia génesis del proyecto, incorporando dos requisitos que debían prevalecer sobre los demás: el económico (se disponía de un presupuesto muy bajo) y el de posibilitar la ejecución con mano de obra poco especializada. La cimentación se ha resuelto con una losa. El hormigón, procedente de central, incorporaba ya viruta de acero y no precisó armado en obra. Se vertió directamente sobre un cajeado en el terreno, revestido de una lámina de polietileno, por lo que tampoco precisó encofrado.

Las paredes de ladrillo son, al tiempo que la estructura del edificio, parte sustancial del cerramiento exterior y constituyen, sin más, el acabado de los paramentos interiores.

más información aquí

sinergia; parece ser que el término fue acuñado, aplicado y muy utilizado por Richard Buckminster Fuller: el efecto o influencia de dos o más agentes actuando en conjunto es mayor al esperado considerando las capacidades de los agentes actuando por separado.

En esta obra de Peñín Arquitectos, (Pablo Peñín Llobell, Alberto Peñín Llobell) se comprueba un buen ejemplo de sinergia. El ladrillo ha servido, actuando en el conjunto formado por el graderío existente en la plaza de toros de Valencia, para cumplir varios requerimientos:

  • por la geometría de las piezas, se regula la pendiente del graderío con una modulación estricta pero no severa.
  • el mismo material del peldañeado sirve para ubicar las bancadas de hormigón prefabricado, levántandose sutilmente del elemento pavimento-peldaño para facilitar la limpieza y el desagüe de la lluvia.
  • el material de remate tiene un bajo coste de mantenimiento al mismo tiempo que se integra con el material predominante en este edificio.

… por lo menos cualquier decisión importante de cada proyecto debería tener tres condiciones de sinergia.

información completa del proyecto aquí

Una de las primeras normas de la arquitectura sencilla es la del respeto por el espacio háptico. Aquel que no se percibe sólo con la vista o con el tacto. En esta obra de los arquitectos Antonio y Javier Ruiz Barbarín, la intención primordial estaba bien clara: «El nuevo edificio tendrá forma prismática, descomponiéndose en varios volúmenes para mitigar el fuerte impacto volumétrico de la parte trasera del actual salón de actos. Se trata a su vez de un edificio en el borde del colegio, junto al muro histórico, por lo que tendrá una importante presencia su diálogo con este y su contexto más próximo buscando “crear plaza”. Así, aunque el edifico se entierra para bajar su escala con los pequeños edificios de aulas colindantes, toda la planta baja del nuevo edificio está al mismo nivel que la plaza para facilitar el acceso directo desde ésta…».

El edificio es, por esa misma razón, difícil de fotografiar. No tanto si se cuenta con la habilidad de un buen profesional como Miguel de Guzmán.

 

02

En esta obra tan esencial, un muro de bloque Termoarcilla y una cubierta con una losa de hormigón prolongan el punto de partida del proyecto: una barbacoa para poder realizar comidas de forma estacional con los amigos y disfrutar de una parcela cerca de Terrasa (Barcelona).

¿cúal es la lección que se aprende con esta arquitectura? pues, sin duda, la capacidad del arquitecto para conocer la necesidad del cliente y convertirlo en algo bueno y útil para ellos y, ya de paso, en buena arquitectura, que afecta al resto de la humanidad. Otra gran lección: pensar que los arquitectos también saben escribir… No se puede dejar de leer este texto que incluye Pepe Gascón como justificación de su obra:

BARBACOA HOUSE EN TRES ESCENAS

Escena 1

[Una pareja de edad avanzada, y muy bien avenida, discuten qué árboles plantar, y dónde, en el jardín de su segunda residencia: una casita aislada de una sola planta, con una barbacoa tan grande como su salón-comedor. Es invierno y la casa sigue con el encofrado del techo.]

Ella: Un ciprés. Ese es el árbol que toda masía catalana tiene en su entrada. Ahí es donde lo vamos a plantar: así nos lo encontraremos nada más subir de la calle y nos dará la bienvenida.

Él: ¡Ché! ¿Sos tarada? Los cipreses recuerdan a los cementerios. Por cierto, ahí es donde acabaremos pronto si no nos decidimos de una vez. Anda, sígueme hasta la barbacoa… ¿Viste? ¡Aquí! En esta esquinita de la terraza plantaría yo un auténtico quebracho. Y no porque sea el árbol nacional de mi querida patria.

Ella: ¿Ése que tenía tu madre en su patio de Buenos Aires? ¿El que tiene espinas en las ramas? ¡Ni soñarlo! Mis nietos treparían y se pincharían.

Él: ¡No me seas boluda! ¿Vos sabés lo bien que irá ahí, en verano, mientras estaremos degustando mis asados?

Ella: ¡Qué va! Mira, vente para acá. (Se dirigen hacia el jardín delantero). Aquí delante plantaría yo tres pinos, como los del vecino, pero formando un triángulo. Así tendríamos sombra asegurada.

Él: ¿Y vos por qué querés tres?

Ella: (Imitando su acento) ¡Sos un pendejo! Tienen que ser tres para poder colgar las hamacas.

Él: ¡¿Hamacas?! Pero si ya no tenemos edad para columpiarnos.

Ella: ¡Tonto! Pues bien que me columpiaste la otra vez, ahí, entre los andamios…

Escena 2

[Él prepara un asado para los nietos de ella. Es primavera y a la obra solo le faltan los cristales para que esté terminada.]

Él: Hay que ver con los changos estos, no les gustan ni las mollejas, ni la entraña, ni los chinchulines, ni la tripa. Ellos solo la morcilla catalana y las hamburguesas. ¡Hermosa!, ¿me alcanzas las viandas que compramos en la Boquería?

Ella: Es claro que sí, ¡gaucho mío!

Él: Mientras tanto, voy a preparar la parrilla y a por más leña. Ahorita regreso. (Se va detrás del muro de la barbacoa y se le oye en off). ¿Sabés? el secreto de un buen asado está en las brasas, para que se haga a fuego lento.

Ella: Claro, claro… Y por cierto, ¿cuándo quedaste con el jardinero que vendría a plantar los árboles?

Él: ¡Vos sabrás! El boludo dijo que llamaría directamente a la señora de la casa. (Susurra para sí mismo). Por interés baila el mono.

Ella. Cariñito, los niños están al caer. Voy poniendo la mesa aquí dentro.

Él: ¿Pero vos no querés comer fuera?

Ella: Demasiado sol. ¿Si al menos hubiéramos plantado ya tu quebracho? (Él regresa por la esquina de la barbacoa).

Él: Sos pesadita… Pues voy a preparar ya el chimichurri, que esos pendejos bien que se lo comen, a cucharadas.

Escena 3

[Una tarde de verano calurosa, la pareja se dispone a echarse una siesta, tras una paella que hizo él para celebrar el estreno de la casa. Allí pasarán todo el verano.]

Él: ¿Preparo mate?

Ella: ¡Pero qué manía con las hierbas esas! 40 grados a la sombra y tú, ¿quieres mate?

Él: Con vos, bajo estos pinos bellísimos, disfrutando de estas vistas, en la hamaca,… no hay mejor momento. Si por vos fuese, ni mate, ni dormitorio, ni baño…

Ella: ¡Hombre!, es que la idea inicial fue aprovechar mi solar solo como lugar para preparar tus asados. Y luego… “que si un pequeño lavabo. Que si ya que estamos, porque no una cocinita para preparar otros ágapes”. Y así, hasta añadir otra habitación, para los invitados, y un salón-comedor. ¡Vamos, menuda labia que…!

Él: Pero si al final la casita solo tiene un muro, de esa no-se-que-arcilla, que ni la pintamos porque el arquitecto se empeñó en que así era más económico. Y luego, un suelo y un techo de hormigón y ya está. Más barata y sencilla imposible. ¿Vos escogiste al pibe ese, no?

Ella: Sí. Y menos mal que siempre acabo eligiendo yo. A ver qué harías tú debajo del quebracho ese. “Si no hi ha arbre millor que un pi mediterrani, home!”.

Él: ¿Vos sos o te hacés la…?

 [Telón]

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

información completa de la obra en http://conarquitectura.co/obra/ca49-barbacoa-house/

ca49_02min

 

ca49_Fachada-trasventilada

En conarquitectura publicamos obras en las que su interés no es proporcional a su tamaño o presupuesto. Ésta de rehabilitación en Cullera, dentro del Parque Natural de la Albufera de Valencia, es un ejemplo de eficiencia energética sin grandes esfuerzos proyectuales o complejas instalaciones; como nos dice su arquitecto Carmel Gradolí lo que mejor cumplió las expectativas es el comportamiento térmico:

La obra se terminó a mediados de julio. Mis amigos pasaron sus vacaciones en su casa recién rehabilitada y, según me dicen, ha funcionado climáticamente a la perfección en un duro verano mediterráneo, conservando en todo momento una temperatura confortable sin necesidad de aparatos de climatización

El revestimiento del muro existente con aislante por el exterior y la protección de éste con una hoja de ladrillo para revestir puesto de tabla (que permite la vetilación de la cámara interna y admite la visión a su través) permite obtener el objetivo propuesto con una mínima intervención. más información en http://conarquitectura.co/obra/ca49-rehabilitacion-vivienda-albufera/

ca49_06min

ca49_07

Hemos publicado en nuestro último número una obra de vivienda. Una bonita lección de arquitectura de H arquitectes. Medios ajustados, un sitio que mejora después de ser construido, y ante todo, una idea principal bien comprendida por unos clientes inteligentes. Sin excesos de ningún tipo, pero buen conocimiento de los materiales y la construcción adecuada para la escala. El texto que utilizan los arquitectos para describir el proceso del proyecto es bastante elocuente:

Pocos encargos empiezan como éste, con unos propietarios entregándonos una lista de deseos y expectativas que tenían depositadas para su nueva casa. Una lista más propia de las voluntades y los valores que a los arquitectos nos toca endosar, casi secretamente, a las viviendas que proyectamos y construimos, que de las ambiciones ‘habituales’ de las parejas que afrontan este desconocido reto. Listas siempre llenas de buena voluntad pero a menudo incompletas. Un inicio que nos cargaba de responsabilidad, pero un excelente inicio. La parcela, situada en un barrio residencial de Sant Cugat, contenía suficientes atributos como para convertirse en un argumento central para la casa. Así, uno de los principales retos fue conseguir que la casa estableciera una relación estrechísima e imprescindible con el jardín, de modo que una fuera la extensión del otro y viceversa, y que esto no dependiera de los inevitables, a menudo desproporcionadas, y tan recurrentes fachadas acristaladas: querían y queríamos paredes…

ca49_07min

La ejecución del muro se ha realizado mediante dos hojas de ladrillo atadas con llaves, (muro capuchino) que permite aislar toda la envolvente sin discontinuidades. El sistema de control solar no es más que una persiana enrollable exterior, que permite varias disposiciones (ventilación, sombra, etc…)

La lección aprendida: con la colocación estudiada de los huecos en un muro, la relación interior-exterior se controla con mucha mejor precisión que con una fachada acristalada, desproporcionada la mayor parte de las veces en nuestras latitudes.

Si tienes interés en conocer a fondo la obra, dispones de información completa en PDF disponible en nuestra librería online 

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR