conarquitectura ediciones / edición y diseño gráfico asociados a la arquitectura / inicio

All posts in detalles constructivos

Reseña de la resolución constructiva dentro de una obra.

Tabiques de ladrillo con revestimientos de placa de yeso Silensis-Cerapy: Un sistema industrializado, robusto y de acabado perfecto

Bajo la marca Silensis se engloban las soluciones de paredes de ladrillo de altas prestaciones acústicas, que cumplen con las exigencias de aislamiento acústico del Documento Básico de Protección frente al ruido (DB HR) del Código Técnico de la Edificación (CTE).

Hasta ahora, los tabiques y paredes Silensis habían empleado de forma mayoritaria revestimientos de yeso en polvo, consistentes en la aplicación de un guarnecido y enlucido de yeso.

Avanzando en la industrialización de la tabiquería cerámica, Hispalyt presenta las paredes Silensis-Cerapy, que consisten en aplicar revestimientos de placa de yeso (laminado o natural) a las paredes de ladrillo.

Así, las paredes de ladrillo Silensis-Cerapy son soluciones robustas, de altas prestaciones acústicas, que mantienen las características inherentes de los productos cerámicos, como resistencia a cargas suspendidas, seguridad frente al intrusismo, comportamiento frente a la humedad, al fuego, etc., al tiempo que suman las ventajas constructivas de las placas de yeso, mejorándose los rendimientos y los acabados finales en obra.

Hispalyt, Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida, continúa con su labor de apoyo a la difusión de información y documentación sobre los materiales cerámicos, y participa en el Curso de Acústica organizado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), que tendrá lugar del 20 al 24 de febrero de 2017 en la Sede del COAM (C/ Hortaleza, 63, 28004, Madrid).

En concreto, Silensis-Cerapy estará presente en este Curso con una ponencia el día 22 de febrero de 20:00 h a 21:00 h que lleva por título “Silensis-Cerapy: Tabiques de ladrillo con revestimientos de placa de yeso”, que será impartida por José Luis Valenciano, arquitecto asesor técnico de Hispalyt. La ponencia está incluida dentro de la programación de ese día, dedicada a “Rehabilitación acústica. Intervención en los edificios existentes”. Además, se repartirá documentación técnica sobre Silensis a los asistentes al Curso.

Este curso, que está dirigido por D. Alejandro Sansegundo, arquitecto especialista en acústica, tiene como objetivo analizar conceptos básicos acústicos, las tipologías de soluciones constructivas en el DB HR del CTE, patologías acústicas en la Construcción, rehabilitación, problemas y soluciones al ruido de las instalaciones y la importancia de la ejecución y control de obra.

Además se realizará una medición in situ de demostración, con sonómetro y se verán fotos de obras y videos de instalaciones. Se trata de un curso práctico para conocer conceptos fundamentales de Acústica en la Construcción y su aplicación en obra.

En el siguiente enlace se puede encontrar más información sobre este Curso en el COAM, así como descargar el programa completo del Curso.

El Curso está dirigido a profesionales del sector de la construcción y estudiantes universitarios. La inscripción a este curso puede hacerse a través de este enlace.  

No es muy usual que la junta de una fábrica de ladrillo no quede rehundida, pero en Madrid, en el convento de la Encarnación, junto al Senado se puede apreciar esta técnica. Teniendo en cuenta la contaminación y el tipo de ladrillo con el que se realizaron los muros, se protegen las aristas más expuestas de la pieza cerámica de su posible degradación  por pequeñas acumulaciones de agua de lluvia, hongos o semillas. La fachada se conserva en perfecto estado…

 

IMG_2985_2 IMG_2986_2 IMG_2987

Captura_street view

La Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida, ha actualizado con nueva información adicional el estudio sobre el Comportamiento mecánico de las fábricas de ladrillo cerámico Silensis (el tabique cerámico tradicional al que se le han diseñado condiciones de ejecución y elementos adicionales para optimizar su aislamiento acústico). El estudio fue elaborado en febrero del año 2010 por Dª. Concepción del Río, Doctor Arquitecto y profesora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid.

Captura01

los tabiques Silensis pueden tener diferentes componentes (ladrillo hueco, perforado, bloques Termoarcilla…)

Captura02

análisis del comportamiento mecánico de la fábrica

En la ampliación de este estudio sobre el comportamiento mecánico de los tabiques interiores y paredes separadoras Silensis, llevada a cabo en julio de 2014, se han incorporado nuevas tablas de dimensionado al documento original.

Captura03

tabla de la serie 1, con ladrillo hueco sencillo revestido

En concreto, dentro de las soluciones PV01 (soluciones sin bandas en el techo y con o sin bandas elásticas en la base), se han incorporado las siguientes tablas:

  • LH y LHGF 5 cm. Sin revestimiento y con revestimiento por ambas caras.
  • LH y LHGF 6 cm. Sin revestimiento.
  • LH y LHGF 7 cm. Sin revestimiento.
  • LH y LHGF 10 cm. Sin revestimiento.
  • 1/2 pie LP. Sin revestimiento y con revestimiento por ambas caras.

La publicación analiza los tres aspectos fundamentales relacionados con el requisito básico de “Seguridad Estructural” exigible a cualquier elemento constructivo: la estabilidad, la resistencia y la fisuración, para el caso de tabiques y paredes de separación con ladrillos y bloques cerámicos.

El alcance del estudio pretende ser lo más generalista posible, con objeto de que se pueda aplicar a edificios de cualquier uso, desde edificios de vivienda hasta edificios públicos y deportivos.

Como resultado del estudio se recogen un conjunto de tablas de dimensionado en las que se determina la longitud máxima (distancia entre bordes verticales arriostrados) viable para los tabiques y paredes separadoras Silensis, en función de las condiciones de sustentación de los bordes, la altura libre del tabique y la magnitud de la acción lateral que debe ser capaz de soportar la fábrica, la cual depende a su vez del uso del recinto.

Esta publicación puede descargarse de forma gratuita en el apartado de Información Técnica / Documentación técnica de la página web de Silensis www.silensis.es, o a través del siguiente enlace:

Comportamiento mecánico de las fábricas de ladrillo cerámico Silensis

Miguel Fisac (1913-2006) construyó varias obras en los años 50 con un ladrillo de su invención: el “ladrillo con ceja” que protegía la junta horizontal por la geometría especial de la pieza. Recientemente se llevó a cabo la rehabilitación del Centro de Investigaciones Biológicas del C.S.I.C.

Un ejercicio de restauración de la fachada, que devuelve la textura y el juego de luces y sombras que este ladrillo (se ha vuelto a comercializar) facilita.

La obra fue ampliamente publicada en conarquitectura 29, y de ése número recuperamos un interesante texto del profesor José Manuel López-Peláez

LO QUE FISAC APRENDIÓ DE ASPLUND
El Centro de Investigaciones Biológicas del C.S.I.C.

En el año 1949 el Consejo Superior de Investigaciones Científicas encargó a Miguel Fisac la construcción en Madrid del Centro de Investigaciones Biológicas para los Patronatos Cajal y Ferrán. Desde la finalización de su carrera, siete años antes, ya había realizado otros proyectos para la misma institución pero, en este caso, la necesidad de obtener información específica sobre la estabulación de animales de experimentación le permitió viajar por Europa y visitar otros centros especializados en el programa que debía resolver.

Este era un momento decisivo para Fisac, quien no estaba demasiado satisfecho con el camino iniciado en sus proyectos anteriores los cuales oscilaban entre una interpretación del lenguaje clásico y la influencia de arquitecturas populares. Como el propio arquitecto reconoce, su contacto con el Movimiento Moderno a través del estudio de diversos ejemplos tampoco satisfacía su búsqueda de cómo se debía hacer arquitectura, de manera que la utilidad y la construcción fuesen cuestiones primordiales. Con su actitud crítica y enormemente empírica se negaba a aceptar lo que entendía como traslación a la arquitectura de determinadas “plásticas pictóricas” propias de la modernidad.

El viaje por el norte de Europa, sobre todo a Suiza, Dinamarca, y Suecia, le permitió entrar en contacto con formas de construir enormemente precisas y alejadas de las “frivolidades plásticas” del Movimiento Moderno, tal como las denominaba Fisac. Durante su estancia en Estocolmo, a la que se ha referido muchas veces, pudo visitar los Laboratorios Bacteriológicos del Estado, directamente vinculados con el objetivo de su encargo, y la Biblioteca Municipal, ambas obras de Erik Gunnar Asplund que había fallecido nueve años antes. Pero, como el mismo Fisac reconoce, ni una ni otra le interesaron especialmente.

A su paso por Gotemburgo, camino de Copenhague, Fisac había previsto la visita a la Ampliación de los Tribunales, otra obra de Asplund finalizada en 1937, y allí encontró algo que llevaba buscando mucho tiempo: la forma de enlazar la arquitectura neoclásica y la contemporánea en un ejemplo concreto construido “con sensibilidad pero sin concesiones”. Tal como Fisac lo relata podría pensarse que la referencia a este edificio es literal, que le interesaba especialmente la construcción y los detalles, la madurez con que esta propuesta hacía posible un espacio socialmente integrado sin renunciar a su calidad indudable. Pero quizá el arquitecto había llegado a una conclusión más profunda, a la clave que le permitía evolucionar desde su propio clasicismo hacia otra arquitectura coherente con el tiempo. De tal forma que intuir la posibilidad de vincular tradición y modernidad le iba a permitir pensar los proyectos desde una actitud realmente contemporánea.

La obra del Centro de Investigaciones Biológicas finalizó en 1952 y el edificio construido nos permite apreciar algunas de las consecuencias que había tenido la reflexión de Gotemburgo. Fisac organizó el programa en tres partes: dos edificios gemelos, en los que situaba los laboratorios, y una torre para la estabulación de los animales de experimentación. Los bloques se apoyan físicamente sobre las alineaciones de las calles, y se abren en su basamento para crear los accesos dejando ver el jardín interior que se forma entre ellos. Sin embargo, su independencia funcional no impide que estos bloques se enlacen, formando un sólo edificio adaptado formalmente a la confluencia de las dos vías colindantes. Se puede entender así la propuesta adscrita al bloque moderno, en cuanto a su orden estructural pero, al mismo tiempo, se supedita al trazado urbano según las pautas de la arquitectura tradicional

El orden clásico sigue presente en la sensible disposición de huecos desplazados ligeramente entre las líneas de imposta, y su cuidada modulación, pero las paradojas que el edificio presenta en sus disposiciones axiales y simetrías por compensación, así como el carácter global de su arquitectura se sugiere una actitud distinta del arquitecto respecto a sus obras anteriores.

La intensidad de los detalles en la Ampliación de los Tribunales, que sin duda fascinó a Fisac, también le llevó a buscar soluciones no convencionales para su proyecto en un momento en que el catálogo nacional de materiales era especialmente pobre. Así, por ejemplo, rediseñó las ventanas de los bloques laterales a partir de una patente sueca. Estas piezas, de proporción vertical, basculantes de eje horizontal, y realizadas con madera pintada de blanco, tenían doble acristalamiento con una persiana situada entre las dos láminas de vidrio, y estaban proyectadas como elementos tecnológicos de artesanía, porque cada pieza hubo de ser hecha a medida. Funcionaban en sus diversas posibilidades de movimiento como sofisticados mecanismos superpuestos a la fachada. Su disposición muy precisa, entre el orden de las finas líneas de imposta, conferían al edificio buena parte de las cualidades de su presencia

Otro aspecto importante, que también se refiere a una actitud más libre en el entendimiento de la construcción, es el empleo del material de cerramiento, el ladrillo, vinculado a la tradición madrileña y que Fisac había empleado anteriormente en otras obras para el C.S.I.C. Su decisión de aligerar las fachadas de los bloques le lleva a inventar una pieza cerámica: el ladrillo especial de cerramiento, que se produce para construir este edificio y después será utilizado por el mismo Fisac e incluso por otros arquitectos, como es el caso de Alejandro de la Sota en la Vivienda de la calle Doctor Arce, cercana en tiempo y lugar al Centro de Investigaciones Biológicas.

Se ha escrito mucho sobre esta obra de Miguel Fisac (1) que no sólo ayuda a entender mejor una parte muy importante de su trabajo sino que, en sí misma, significa un ejemplo de calidad indudable y un motivo de reflexión y aprendizaje para quien quiera estudiarla con detenimiento.

José Manuel López-Peláez / Otoño 2008

(1) Además de en las diversas monografías y publicaciones sobre Miguel Fisac, el edificio del Centro de Investigaciones Biológicas se público en la revista “Arquitectura COAM”, nº 211, Madrid, marzo-abril de 1983, págs. 43-50.
El reconocimiento de la deuda hacia Asplund se publica por Fisac, con el título “Asplund en el Recuerdo”, en la revista “Quaderns d’Arquitectura i Urbanisme”, nº 147, Barcelona, octubre de 1981, pág. 33.
Del autor de este y con relación al mismo edificio puede consultarse “Innovación y Tradición en la Obra de Fisac”, publicad en “Maestros Cercanos” colección “La Cimbra” nº 4, Funación Caja de Arquitectos, Barcelona, mayo de 2007, págs. 22-31.

tierra-batida-2

Construcción y mantenimiento de pistas de tenis de tierra batida.

El ladrillo es la aplicación más extensamente utilizada de la arcilla cocida. Por este proceso industrializado el material se transforma física-químicamente durante su cocción. Las arcillas se convierten en silicatos de aluminio cristalinos sin hidratar. La modificación de la estructura química y cristalina se produce de forma irreversible, adquiriendo consistencia pétrea y obteniéndose finalmente los productos cerámicos. Además de las transformaciones permanentes que experimentan las materias primas durante la cocción, las piezas también se ven afectadas por ciertas modificaciones temporales: una es la dilatación, que experimentan como consecuencia del calentamiento; otra tiene que ver con la acumulación térmica de la misma pieza. Durante el proceso, se genera una movilidad atómica que conduce a la unión de las partículas y a la disminución de la porosidad. Esta disminución de la porosidad afecta a la absorción de agua del material, por lo que, al contrario de otros materiales de construcción de origen mineral, la rehidratación no revierte sus propiedades a las del punto de partida de la materia en bruto.

En las pistas deportivas de tierra batida (es una manera de llamar al resultado de pulverizar la arcilla cocida con una granulometría controlada…) la óptima absorción de la humedad de este material (determinado por el proceso de fabricación físico-químico irreversible que se ha citado), no produce fango. Por esa razón, se puede, en caso de lluvia, y si una pista de tierra batida está bien drenada, jugar casi de inmediato por su rápido secado. También es característico de este tipo de pavimentos la homogeneidad de la superficie en lo que afecta al color, y a la granulometría -precisa y variada- que conlleva una mejor superficie de apoyo, ofreciendo una mayor amortiguación y en consecuencia menos lesiones a los jugadores. Además, otra característica física ligada a la estructura físico-química de la arcilla cocida, es que la tierra no se adhiere al calzado, reduciendo el peligro de resbalar.

tierra-batida

PROCESO DE EJECUCIÓN DE UN PAVIMENTO DE POLVO DE ARCILLA COCIDA

El pavimento de una pista de tierra batida está constituido de una primera capa de gravas de machaqueo de entre 12-24 mm de granulometría como caja de drenaje.

Una segunda capa está compuesta de gravas cerámicas, gravilla o puzolánicas. Estos productos son de una alta capacidad filtrante, pero a la vez proporcionan retención de humedad homogénea a la capa superior, denominada pastilla. Esta capa está formada por arena caliza triturada de granulometría 0-2 mm mezclada con cenizas y gravilla cerámica, ofreciendo así una capacidad de filtrado y esponjosidad, característico de este tipo de superficie.

El acabado final está constituido de una capa de 6 mm. de espesor de tierra batida roja, variando sus granulometrías entre  0`62 y 1`3 mm. Se realiza un cribado del material a gusto de cada cliente y en función de la climatología de cada zona, desde un rango de cribado impalpable hasta una granulometría de 1`3 mm, pudiendo combinar la proporción de partículas finas y gruesas. Para la época del año en que las pistas de tierra batida sufren un exceso de humedad, frío, lluvias y pocas horas de sol, se recomienda el uso de tierra batida gruesa (1`3 mm) sin finos, la cual ayudará a recuperar las pistas con mayor rapidez.

Las líneas de marcaje pueden ser instaladas de tres tipos distintos: líneas prefabricadas de hormigón blanco, líneas de PVC flexibles o líneas instaladas sobre el mismo terreno con aceite de linaza y pintura acrílica.

Las pistas de tenis de tierra batida necesitan diferentes tipos de reparación cada cierto tiempo dependiendo de la meteorología y la intensidad de horas de juego que soportan: cambio de líneas, escarificado superficial de tierra batida apelmazada y reparación de pastilla a los fondos o la reparación de la pastilla a la totalidad de la superficie.

documentación técnica e imágenes: SPORT F. MEGIAS

En el proyecto de la arquitecta Silvia Alonso de los Ríos en Villafranqueza, Alicante, descubrimos una celosía de ladrillo que filtra el espacio familiar con la calle y el resto del vecindario. Se ejecuta sobre un HEB de acero galvanizado de 14 cm a la que se sueldan unas varillas de diámetro 8 mm en vertical cada 2 piezas y una armadura en horizontal de 4 mm de diámetro. Los paños se refuerzan perimetralmente macizándolos y se anclan al muro de hormigón solo mediante una varilla de acero vista que deja una separación entre ambos materiales de 10 cm. Más información en conarquitectura 46

 

La fábrica Fagus, para hormas de zapato (Alfeld sobre el Leine, Alemania) es un ejemplo importante de la aplicación del ladrillo a la incipiente arquitectura moderna a principio del siglo XX. El propietario Carl Benscheidt, que provenía del sector del calzado, contrató para una nueva compañía, impulsada por capital y tecnología estadounidense, al arquitecto Eduard Werner. Pretendía expresar claramente la ruptura de esta compañía con el pasado. Las propuestas no convencieron a Benscheidt, quién terminó contratando a Walter Gropius y Adolf Meyer, dos jóvenes arquitectos. La fábrica Fagus fue construida entre 1911 y 1913, con adiciones y los interiores terminados en 1925.

Imagen

Sistema de Construcción

El acristalamiento podría dar a entender que el sistema estructural es interior al plano de la fachada, ya que la apariencia se asemeja a un “muro cortina” similar a los que utilizó Gropius en el edificio de la Bauhaus en DeSau, pero según la explicación del ingeniero que realizó la rehabilitación en 1982, Jürgen Götz , se trata de huecos de suelo a techo con un cargadero realizado con una viga en L; los montantes verticales se ven más delgados desde el exterior, mientras que las horizontales parecen más anchos. Las carpinterías se atornillan a la fábrica en los cuatro lados, consistiendo en realidad, en tres secciones diferentes. A lo largo de toda la altura, placas de acero de 3 mm cierran la jamba del hueco y se acuña el marco de la ventana contra el muro.

Imagen

Imagen

fotografías de Traveler100 para wikipedia

La teja cerámica no es un invento reciente. No puede aparecer en la sección de novedades de ningún fabricante de materiales de construcción. Quizá hay poco que proponer para este sistema constructivo porque lo que hay funciona muy bien. Los esfuerzos para conseguir definir un plano de piezas pequeñas, con los solapes adecuados en sus juntas para que se permita el movimiento, sin afectar a su capacidad impermeabilizante, fueron mejorándose de una cultura cerámica a otra. Alrededor del mundo, y desde el año 2000 antes de cristo. Para los pueblos orientales, el solape excesivo no era problema; las tejas muy pequeñas se fabrican rápido y se colocan sin mortero.

Imagen
Cubierta en un templo budista de Hangzhou, China

El problema del machihembrado es apasionante. ¿Cómo lograr una pieza que tenga juntas “inteligentes” por cada uno de sus lados? Puestos a pensar en el problema geométrico, los fabricantes de madera laminada para suelos o paneles de aislamiento lo tienen fácil.

Imagen

Imagen

…Pero ¿y sí además el material debe garantizar una cierta estanqueidad y desalojar el agua en una dirección adecuada?. Pues hay que esperar (no mucho, unos 1500 años) a que los romanos nos enseñen la manera. Tan elegante y sencilla que solo se ha podido automatizar y perfeccionar durante otros 2000 años, pero en esencia sigue siendo la misma solución al problema.

Imagen

teja romana

El número 44 de la revista conarquitectura hace un repaso de obras recientes, cuyas fachadas se han realizado con sistemas que se independizan constructivamente de la estructura aprovechando las virtudes de la resistencia a compresión de los materiales cerámicos. Dicho de una manera muy reduccionista pero también muy
gráfica, medio pie de ladrillo tiene mucha más resistencia de la que podría parecer. Tanta como para permitir paños de varias plantas de altura sin que se alzancen sus límites de resistencia.

Los productos cerámicos garantizan el cumplimiento con los nuevos requisitos normativos y de las crecientes exigencias de aislamiento acústico, térmico, ahorro energético, durabilidad y protección contra incendios. Incluso por encima de los exigidos por el Código Técnico de la Edificación (CTE). Una parte importante de la investigación llevada a cabo por la empresa GEOHIDROL, e impulsada promocionalmente por la Sección de Ladrillos Cara Vista de Hispalyt ha sido sobre fachadas autoportantes de ladrillo cara vista.
Structura®
La marca STRUCTURA, es el nombre que sirve denominar a esta nueva forma de concebir las fachadas en las que el principal elemento de sustentación lo constituye el propio el muro de ladrillo, no la estructura porticada de hormigón o acero. Las fachadas autoportantes STRUCTURA además pueden ser ventiladas.
En las fachadas autoportantes amparadas bajo la marca STRUCTURA, por la aplicación y desarrollo de nuevas técnicas constructivas, se consigue una mejora de las prestaciones de las fachadas tradicionales realizadas con ladrillo cara vista.
Las fachadas tradicionales de ladrillo cara vista tienen las siguientes ventajas:

Las fachadas tradicionales de ladrillo cara vista tienen las siguientes ventajas:
•    Durabilidad, Bajo mantenimiento y Economía
•    Expresividad
•    Cumplen los requisitos del CTE por sus altas prestaciones técnicas: Estructuralmente, Impermeabilidad, Aislamiento térmico, Aislamiento acústico y Resistencia al fuego

Pero las fachadas tradicionales tienen una serie de limitaciones:
1.    Estructuralmente: Implican el apoyo parcial de la pared de ladrillo sobre los forjados, por lo que su uso debe estar limitado a situaciones convencionales de altura libre entre forjados y separación entre pilares.
2.    Higrotérmicamente: Existen puentes térmicos en la unión de la fachada con los forjados, por lo que el aislamiento térmico e impermeabilidad se ve debilitada. Además, las fachadas tradicionales no pueden ser ventiladas.
3.    Estéticamente: Requieren el empleo de plaquetas cerámicas en el frente del forjado, lo que en ocasiones puede derivar en diferencias de tonalidades entre ladrillos y plaquetas.
La innovación de las fachadas Structura es que son autoportantes, al estar la hoja exterior de la fachada separada de la estructura del edificio, permitiendo el paso de la cámara de aire y del aislamiento de manera continua por delante de los frentes de forjado. Además las fachadas Structura pueden ser también ventiladas, con las ventajas higrotérmicas que añade esa configuración.

En las fachadas autoportantes Structura el peso propio se transmite en su totalidad a la planta de arranque, de manera que solo se requieren anclajes y armadura de tendel para el “atado” de la fachadas de ladrillo cara vista con la estructura del edificio.

Las armaduras de tendel se colocarán para resistir las tracciones debidas a la flexión horizontal originada por el viento.

Las funciones principales de los anclajes son:
•    Retención frente a la acción del viento.
•    Reducción de la longitud de pandeo.
•    Control de fisuración para lo cual los anclajes deben permitir los movimientos de la fábrica en su propio plano pero nunca en el plano de la acción del viento.

Hay anclajes para cargas moderadas y para grandes cargas. Los anclajes no intervienen en el grado de ventilación de la fachada y tienen que tener la longitud apropiada en función del espesor de la cámara y de la fachada.

Las fachadas amparadas bajo la marca  Structura destacan por su:

–    Comportamiento estructural: La hoja exterior de la fachada no se interrumpe ni se estrangula a su paso por delante de los forjados, de manera que apoya sobre todo su espesor y se descarga a la estructura del edificio de todo el peso de la fachada. La hoja exterior de la fachada se “ata” a la estructura del edificio a través de anclajes a forjados y pilares y de armadura en los tendeles de mortero, por lo que se evitan problemas de estabilidad y no existen limitaciones de uso, aplicando los modelos de cálculo en viga o placa del DB SE-F del CTE.

–    Comportamiento higrotérmico: Como la hoja exterior de la fachada no se interrumpe ni se estrangula a su paso por delante de los forjados, se eliminan completamente estos puentes térmicos, además de que el material aislante de la cámara puede ser continuo y se reducen las condensaciones en el interior de la cámara. Además, las fachadas Structura pueden ser ventiladas, si la cámara de aire es de un ancho suficiente y se dimensiona para que sea posible la circulación de aire en su interior, mejorando todavía más las prestaciones higrotérmicas de la fachada.

–    Aislamiento acústico: Las fachadas Structura tienen unas prestaciones acústicas superiores a las fachadas tradicionales debido a que las dos hojas que la forman están desconectadas y a que la conexión que se produce a través de la carpintería y la transmisión aérea indirecta a través de la cámara no influyen en las prestaciones acústicas finales del conjunto, permitiendo su uso en lugares más expuestos a la contaminación acústica.

–    Optimización del proceso de ejecución: La colocación de anclajes y armadura es muy sencilla, por lo que la ejecución de fachadas Structura no requiere mano de obra especializada. Además, al no interrumpir ni estrangular la hoja exterior de la fachada a su paso por delante de los forjados, y no ser necesaria la colocación de plaquetas en los frentes de forjados se consiguen unos altos rendimientos de ejecución.

–    Mejoras estéticas: Al eliminar el paso de la pared de ladrillo por el frente del forjado y no requerir el empleo de piezas especiales se evitan posibles diferencias de tonalidad entre los ladrillos y estas plaquetas cerámicas.

–    Ahorro económico: El coste económico de las fachadas Structura es equiparable al de las fachadas tradicionales, ya que los costes de los elementos auxiliares (anclajes y armaduras) se compensa con la optimización de la mano de obra.
Sistema G.H.A.S.®
En la actualidad, el único sistema constructivo de fachada autoportante de ladrillo cara vista reconocido por la marca STRUCTURA es el sistema G.H.A.S.® desarrollado por la empresa GEO-HIDROL.

El sistema G.H.A.S.® está avalado por su correspondiente D.A.U.

Sus anclajes, armaduras y resto de elementos metálicos tienen marcado CE.

Es un sistema fácilmente ejecutable, comprobable y “robusto”.

Nace para mejorar las prestaciones de las fábricas y eliminar de una forma práctica y económica los problemas constructivos inherentes al sistema convencional de ejecución de fábricas.

Las fachadas de ladrillo cara vista ejecutadas con sistema G.H.A.S.® (sistema de fachada autoportante, con o sin ventilación) cumplen con todos los requisitos para ser denominadas fachadas STRUCTURA.

Revista conarquitectura bilingüe (Español – Inglés) desde  CA33
“In a small warehouse of the old slaughterhouse of Madrid, warehouse 8B, the tiles in bad condition have been remove from the roof, been stacked and been put inside to solve a problem. This could be the summary of the intervention”

Así se traduce un detalle interesante sobre el uso de la teja en la nave 8B del Antiguo Matadero de Madrid, proyecto publicado en el CA35, número dedicado a espacios públicos.  (Traducción del estudio de arquitectura de Arturo Franco)

El documento original dice:
En una pequeña nave del antiguo matadero de Madrid, la nave 8 B, se han retirado las tejas de una cubierta en mal estado, se han apilado y se ha introducido dentro para resolver una necesidad. Hasta aquí podría llegar el resumen de esta intervención.
La nave 8B será el espacio destinado a la gestión administrativa. Una pequeña zona de trabajo, un almacén y un espacio polivalente para charlas o presentaciones. Originalmente eran unas salas de apoyo para el almacenaje de los restos producidos en la nave 8, donde se sacaban las pieles y el salazón. Una nave menor pero de gran interés espacial.

La recuperación de la memoria

Cubierta El matadero municipal de Madrid

Si desees ver otras publicaciones sobre el Matadero de Madrid, consulta la coeditada en conarquitectura dentro de la colección de libros del patrimonio. Esta edición es el producto de los estudios previos a realizar antes de iniciar intervención alguna en el conjunto.

Portadilla libro EL Matadero Municipal de Madrid

El objeto  de la intervención cultural y de dichos estudios previos de ha centrado en las naves del sector meridional del área total que en origen ocuparon todas las instalaciones del antiguo Matadero de Madrid, pues  la parte norte ha sido objeto de sucesivas actuaciones previas, lo que explica que la publicación dedique un apartado especial y detallado a los edificios hasta hoy desocupados.

Muestra páginas interiores:

Páginas del libro El Matadero Municpal de Madrid

Páginas del libro El Matadero Municpal de Madrid

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR