conarquitectura ediciones / edición y diseño gráfico asociados a la arquitectura / inicio

Lo que la teja esconde

La teja cerámica no es un invento reciente. No puede aparecer en la sección de novedades de ningún fabricante de materiales de construcción. Quizá hay poco que proponer para este sistema constructivo porque lo que hay funciona muy bien. Los esfuerzos para conseguir definir un plano de piezas pequeñas, con los solapes adecuados en sus juntas para que se permita el movimiento, sin afectar a su capacidad impermeabilizante, fueron mejorándose de una cultura cerámica a otra. Alrededor del mundo, y desde el año 2000 antes de cristo. Para los pueblos orientales, el solape excesivo no era problema; las tejas muy pequeñas se fabrican rápido y se colocan sin mortero.

Imagen
Cubierta en un templo budista de Hangzhou, China

El problema del machihembrado es apasionante. ¿Cómo lograr una pieza que tenga juntas «inteligentes» por cada uno de sus lados? Puestos a pensar en el problema geométrico, los fabricantes de madera laminada para suelos o paneles de aislamiento lo tienen fácil.

Imagen

Imagen

…Pero ¿y sí además el material debe garantizar una cierta estanqueidad y desalojar el agua en una dirección adecuada?. Pues hay que esperar (no mucho, unos 1500 años) a que los romanos nos enseñen la manera. Tan elegante y sencilla que solo se ha podido automatizar y perfeccionar durante otros 2000 años, pero en esencia sigue siendo la misma solución al problema.

Imagen

teja romana

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR