conarquitectura ediciones / edición y diseño gráfico asociados a la arquitectura / inicio

La capilla del Baptisterio de San Isidro Labrador en El Ejido sin rastro de humedades

El problema de humedad que sufría desde hace varios años, se concentraba en una de las paredes de la capilla del Baptisterio y se ha resuelto con un tratamiento de capilaridad. Este tipo de humedades estaban afectando e incidiendo en la salud de los feligreses del templo sobre todo, en aquellos afectados por problemas respiratorios. La compañía muy comprometida con el patrimonio histórico, ha llevado a cabo tratamientos similares en otros edificios religiosos de Andalucía, como la Basílica de San Pedro de Córdoba o la Iglesia de Santa Maria la Blanca de Sevilla.

La capilla del Baptisterio de la Parroquia de San Isidro Labrador de la localidad almeriense de El Ejido llevaba varios años sufriendo humedades. Un problema que se ha solucionado de raíz gracias al tratamiento de Murprotec, la multinacional europea dedicada al tratamiento de los problemas relacionados con las humedades estructurales.

El proceso de eliminación de humedades por capilaridad se inició el pasado mes de mayo por el equipo de profesionales de Murprotec. Para hacerlas desaparecer definitivamente, se ha realizado un tratamiento en unos muros del templo que tienen 70 centímetros de grosor. El problema afectaba solamente a un ala de la iglesia, concretamente la que se encuentra en la capilla del Baptisterio donde se había deteriorado la mitad horizontal de la pared derecha.

La solución definitiva contra las humedades

La humedad por capilaridad que sufría la pared de este oratorio se caracteriza por penetrar en los cimientos desde la tierra y acabar subiendo por los poros que encuentra en los materiales de construcción. Por tanto, si no se realizan tratamientos efectivos, las humedades pueden alcanzar hasta una altura de 1,5 metros o más llegando incluso a provocar un importante deterioro de las fachadas.

Además de estéticamente, este tipo de humedades más problemáticas estaban afectando e incidiendo en la salud de los feligreses del templo sobre todo, en aquellos afectados por problemas respiratorios que veían como se incrementaba la sensación de ahogo cuando permanecían largo rato en el interior.

Para frenar este tipo de humedades es fundamental eliminar el poder de absorción capilar de cimientos y muros. Un proceso que se realiza con productos y técnicas patentadas por Murprotec que logran crear una barrera de estanqueidad infranqueable para la humedad de la tierra, y además, con la garantía de la eficacia de sus tratamientos hasta treinta años.

Murprotec, comprometida con el patrimonio histórico

La Parroquia de San Isidro Labrador, situada en la Plaza Párroco José Jiménez de El Ejido (Almería), fue construida entre los años 1952 y 1954 en honor a su patrón gracias a las aportaciones de los habitantes de esta localidad. En este templo se encuentra también la imagen de la patrona del municipio, la Divina Infantita.

Además de esta iglesia almeriense, Murprotec ha eliminado definitivamente el rastro de humedades en otros edificios emblemáticos de Andalucía, entre ellas la histórica

Basílica de San Pedro de Córdoba, la Escuela de Estudios Árabes en Granada o la capilla de Hermandad de Nuestra Señora de Abajo en Huelva.

Y en Sevilla, Murprotec ha solucionado los problemas de humedades en la Iglesia de Santa Maria la Blanca, la Muralla Almohade de los jardines de la Buhaira, la Capilla Hermandad de la Borriquita, el Hospital de la Santa Caridad y la Iglesia de la Soledad de San Lorenzo.

amplía la información
comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR