conarquitectura ediciones / edición y diseño gráfico asociados a la arquitectura / inicio

Obras recomendadas 2015-2017 (II)

Obras recomendadas de los últimos dos años en conarquitectura: ca56 Vivero de empresas

El edificio se sitúa en la parte alta de la ciudad nueva; en el barrio de Buenavista, en un solar desde el que se domina a lo lejos la bella silueta del recinto histórico. Sobre una trama urbana fragmentada y descontextualizada, donde predominan los vacíos, proponemos un nuevo segmento arquitectónico, que se asienta sobre la medianería construida, liberando el resto de la parcela como jardín. Con esa posición retranqueada respecto a la alineación oficial, el volumen edificado asume una mejor relación perceptiva con el entorno próximo de la calle, desde la que se afronta como una pieza sesgada a la que se accede casi sin darnos cuenta por debajo, guiados por el muro curvo que encinta y delimita el jardín.

La propuesta arquitectónica, lejos de posiciones conceptualistas, resulta como reflejo de un riguroso y escueto programa funcional, que agota el aprovechamiento urbanístico del solar, de cara a la obtención del mayor número de unidades-vivero posible.

La solución adoptada de la planta lineal, sometida al módulo estructural definido por las dimensiones específicas del vivero, permite una orientación indiscriminada de todas las unidades hacia las mejores vistas, negando con la galería de circulación el límite construido existente.

Ante un planteamiento direccional tan esquemático y universal para tipologías afines, afrontamos la construcción desde la máxima sistematización asumible, de cara a la consecución de una pieza arquitectónica rigurosa, que ofrezca una adecuada lectura dentro del contexto arquitectónico donde se ubica.

Para ello adoptamos la cerámica como materialidad esencial de la envolvente de nuestro edificio; entendemos que tanto el Toledo viejo como el nuevo, suenan a arcilla cocida; a aquellas fábricas ornamentales llenas de “arabescos”, que hacían vibrar la luz entre las sombras arrojadas, a celosías mudéjares de otro tiempo…, a ladrillos rojos y sienas de la comarca de la Sagra, que definen y construyen la arquitectura actual…

Proponemos, a través de la definición de una nueva pieza cerámica, abstracción arquitectónica del tradicional bardo o rasilla, la construcción de una celosía contemporánea que matice la luz…, que proteja del sol los viveros, que ofrezca la veladura necesaria desde el exterior a los ámbitos de trabajo…, que nos sorprenda con visiones de Toledo desde la fragmentación reinterpretada de la celosía mudéjar, pero que además ofrezca una lectura unitaria desde la percepción lejana, que permita entender el edificio desde la totalidad, como un gran cofre cerámico que vibra frente a la luz, asumiendo así la necesaria impronta urbana demandada por la propiedad.

De la disposición secuencial y aleatoria de estas piezas cerámicas sobre livianos renglones de acero galvanizado suspendidos de las placas estructurales, resulta una sugerente caligrafía de claroscuros que evocan sensaciones próximas a la orfebrería toledana. En las fachadas representativas Sur y Este desde las que se abren los viveros a Toledo, la celosía cerámica se dispone al exterior, envolviendo los planos arquitectónicos que definen el programa, quedando despegada del cerramiento de vidrio a través de una galería en sombra accesible, que potencia la recirculación del aire.

En estas fachadas, la celosía adquiere una lectura unitaria, entendiéndose como un gran diedro colgado, tras el que se insinúa una superposición racional de planos.

Por el contrario, en las fachadas opuestas Norte y Oeste, que recogen las medianerías, la celosía cerámica se dispone al interior, encintada entre los planos, tras el cerramiento de vidrio que en estos casos queda enrasado al exterior ofreciendo una cualidad viscosa proclive a la insinuación. En este caso, la cerámica acompaña a la galería de distribución interior en todo su recorrido, permitiendo al usuario la tactilidad próxima de la materia con las sensaciones propias de su contacto directo.

La cerámica actúa así como catalizador perceptivo de un misterioso cofre habitado, desde donde la mirada se apacigüa, se sonroja y se humaniza, al deslizarse entre la arcilla.

ARQUITECTOS
Bernalte-León & Graña
Javier Bernalte
Jose Luis León
Carlos Graña

Promotor
Cámara de Comercio e Industria de Toledo

Aparejador
Juan Valverde Soler

Empresa Construcora
Drace-Seis.
Soluciones de Edificación Integrales y Sostenibles S.A.

Colaboradores Proyecto
Moisés Royo. Arquitecto
Hortensia Gómez. Arquitecto
Oliver Martín Consuegra. Estudiante Arquitectura

Fotógrafo
Ángel Luis Baltanás

comparte esto
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR